• Sindy López

Cancún, un paraíso


El pasado mes de julio, tuvimos la oportunidad de visitar de nuevo Cancún. Ya habíamos estado hace tres años, sin embargo, este viaje fue muy corto; en esta oportunidad pudimos estar allí por una semana completa. Para los que llevan siguiéndome desde hace tiempo saben que voy seguido a México y que amo México, su gente, su comida todo.


En esta oportunidad quisimos hacer unas vacaciones de solo relax, en un lugar hermoso y de playa brisa y mar. Pero como nos gusta la aventura, pues no nos pudo faltar el recorrido y por supuesto conocer diferentes lugares, por lo cual nuestros primeros tres días los pasamos en Mérida que es una pequeña ciudad de la península de Yucatán. El resto de la semana lo pasamos en Cancún.


Mientras estuvimos en Mérida, aprovechamos para visitar la zona arqueológica de Uxmal, declarada por la Unesco patrimonio de la humanidad. Es una de las zonas arqueológicas de la cultura maya cuya arquitectura es de las más majestuosas de Yucatán. Su belleza se caracteriza por tener palacios bajos y horizontales, colocados alrededor de patios o cuadrángulos, los cuales son ricos en decorados de esculturas muy detalladas elaborados con miles de pequeñas piedras perfectamente pulidas y ajustadas formando mosaicos geométricos de una perfección no igualada en toda la zona maya. Se dice que la ciudad de Uxmal fue fundada por la tribu de los Xiues. La ocupación del sitio se remonta al Preclásico superior a.C., sin embargo, el mayor volumen de la obra constructiva se realiza durante el Clásico Tardío (600- 1000 d.C.). Tuvo una población de 20,000 habitantes aproximadamente. Yo soy una amante de los lugares arqueológicos y una de las cosas por las cuales me encanta México, es que, entre su gran riqueza cultural, han conservado en gran parte estos maravillosos lugares, en los cuales se respira su historia, el gran legado que nos dejaron nuestros antepasados y son espacios con una energía muy especial. También estuvimos en unas grutas llamadas Loltun. Las grutas de Loltún, son las más grandes y conocidas dentro del sistema de cavernas localizadas en la parte sur de Yucatán, y han sido acondicionadas para realizar con seguridad un recorrido de aproximadamente 1,000 metros de longitud en su interior por medio de iluminados senderos, donde el visitante puede conocer la historia natural y cultura del área maya del norte en un período que abarca más de 10,000 años, desde el Pleistoceno hasta la época contemporánea. En las diversas salas, galerías y recámaras -a casi 60 m. de profundidad y a lo largo de más de 700 mts. de extensión- se han encontrado diversas piezas arqueológicas, cerámica, artefactos de piedra, conchas marinas, petroglifos, correspondientes a la cultura maya en sus distintas etapas de desarrollo. También se han hallado restos de fauna extinta, como huesos de mamut, bisonte y felino. Fue una experiencia nueva para mí, pero el recorrido guiado es bastante agradable y se puede respirar sin dificultad que era uno de mis miedos.


Ya de camino a Cancún, entramos de nuevo a Chichen Itzá, en nuestro anterior viaje lo habíamos conocido, pero yo quería volver, es un lugar mágico y hermoso. Nombrado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO y considerado una de las “Siete Nuevas Maravillas del Mundo”. El sitio arqueológico cubre un área de 6.5 kilómetros cuadrados. Cuenta con la zona sur que se remonta al siglo VII y muestra la construcción estilo maya Puuc y la zona central, construida después de la llegada de los toltecas alrededor del siglo 10, muestra la fusión de los estilos arquitectónicos Puuc y del altiplano central de México. Para mi visitar zonas arqueológicas es el mejor plan, siento una conexión y energía que no puedo explicar, son planes imperdibles para mi cada que visito algún lugar en México. Otras zonas que visitamos antes son Cobá y Tulum. Cobá es una zona arqueológica ubicada en plena selva y de hecho aún están descubriendo construcciones allí y Tulum está en la playa, aunque es muy bonito, cuando estuvimos, la experiencia no fue tan agradable ya que había demasiada gente y el calor era insoportable.


Ya en Cancún, nos tomamos el tiempo para descansar y estar más de relax. Estuvimos un día en Isla mujeres, un lugar muy bonito con calles de piedra y al cual es súper fácil ir, ya que hay Ferris que salen de Cancún y Puerto Juárez cada hora todo el día y regresan de Isla mujeres hasta las 12 de la noche. Estuvimos nuestro último día en uno de los parques de Xcaret en Xelha, que es como una especie de acuario gigante en el cual puedes hacer actividades acuáticas varias. Nosotros hicimos snuba que es una experiencia cercana a lo que es el buceo, al principio pensé que no iba a poder, pero luego de intentarlo varias veces ha sido una de las experiencias más lindas de mi vida, poder ver la vida marina, los peces nadando a tu lado, la diversidad y la belleza, fue hermoso. También se puede practicar allí snorkeling, viajar por el rio lento entre otras, se los súper recomiendo.


Como siempre fue un viaje lleno de aventura y recorridos fantásticos. México es un gran país y hay muchísimo para ver, aprender y conocer. Si visitan Cancún ahí les dejé mis reseñas de actividades, un poco de cultura, un poco de aventura y como no el anhelado descanso.


Un abrazo de mi corazón


Sindy López



Un abrazo de mi corazón


Sindy López

7 vistas